El término ‘inteligente’ está en todas partes. Hoy en día, prácticamente cualquier dispositivo es capaz de conectarse a una red, transferir información y compartir datos para convertirse en ‘inteligente’. Incluso, tu vivienda puede convertirse en inteligente, de modo que te facilite la vida y te dé una sensación de mayor confort.

No obstante, todavía son pocas las personas que apuestan por este tipo de sistemas en sus hogares. El desconocimiento es una de las causas, por lo que lo primero que debes  hacer es informarte acerca de cómo funciona la domótica y cómo puede facilitarte la vida. Hoy en día las nuevas construcciones cuentan con estos sistemas, los cuales también revalorizan los inmuebles.

Aunque hay personas que consideran que automatizar la casa es un proceso muy costoso, lo cierto es que actualmente hay dispositivos bastante económicos que han sido diseñados para realizar las tareas de casa por sí solos.

En primer lugar, tienes los sensores de movimiento. Este sistema te permite controlar las alarmas de la casa y vincular el resto de dispositivos para trabajar en conjunto. Resulta de mucha utilidad si lo combinas con un sistema de cámaras para monitorear tu vivienda cuando estamos fuera. Muchas personas colocan estos en puertas y ventanas, a modo de reforzar la seguridad en el hogar y en las habitaciones.

El siguiente paso es la iluminación. La domótica necesita de un buen sistema de luces para ambientar la casa de acuerdo a la ocasión. Aquí tienes a las bombillas LED inteligentes, las cuales te permiten regular el brillo, el color y la temperatura desde la comodidad de una app en tu dispositivo móvil. Además, la mayoría de estas son compatibles con el Asistente de Google y con Alexa, de modo que puedes activarlas con la voz. Por último, puedes programar su encendido y combinarla con los sensores.

Ahora pasando a los ambientes del hogar. Aquí las posibilidades son enormes. Para empezar, puedes automatizar la cocina con productos como las ollas arroceras que pueden programarse desde un teléfono. También tienes hervidoras inteligentes que permiten servir una taza a una temperatura exacta. Todo para una mayor satisfacción.

En cuanto a la temperatura, tienes a los tradicionales calefactores, cuyas últimas versiones también son compatibles con sistemas domóticos. Los calefactores eléctricos se activan de forma automática a una baja temperatura y cuentan con una potencia superior a los 1000W. Con el teléfono podrás configurar su encendido automático de acuerdo a la estación.

Otra de las labores domésticas más tediosas es la limpieza. Para este trabajo dispones de la ayuda del robot aspirador, el compañero ideal para eliminar todo rastro de suciedad en el hogar con solo un botón. Además, hay modelos con sensores de movimiento que evitan que el dispositivo choque contra un muro, mueble o una persona. Como puedes ver, las opciones son múltiples, de modo que poco a poco puedes ir incorporando la domótica en tu hogar. Te ahorrará tiempo y ganarás confort.