En todas la sociedad los hombres se jerarquizan y se clasifican sus papeles sobre la base de algunos patrones sociales institucionalizados actualmente los médicos tienen un nivel mayor social o status que los farmacéuticos los comerciantes se sitúan más alto que los campesinos.

Heródoto, el célebre historiador griego, señalaba ya que los bárbaros consideraban a los comerciantes como personas de menos reputación que los demás en cambio como nobles a los que se ocupaban completamente en la guerra.

El status es de esta manera el lugar relativo que tiene una posición social que la ocupa dentro de la jerarquía de prestigio. En una sociedad simple y homogénea con una limitada división del trabajo el status se deriva frecuentemente de las cualidades personales.. la distinción personal puede contribuir a una mayor preferencia de la familia del individuo pero solo cuando dicha preeminencia es institucionalizada en cuando aparece la estratificación.

Como cada persona desempeña muchos papeles su nivel social no puede derivarse simplemente de cualquiera de ellos aunque es clara que algunos papeles pueden ser más importantes que otros. En este tipo de sociedad es generalmente un determinante mucho más significativo el status que el marco familiar. En cualquier sociedad que tenga algo más que una mínima división del trabajo basada en la edad y en el sexo los papeles varían en lo que toca al prestigio que aportan y los beneficios que proporcionan.

Estas diferencias en el status derivan de muchas fuentes como son el poder o la autoridad que se atribuye a ciertos papeles la relativa importancia que asigna a la sociedad a los papeles alternativos el número de personas capaces de llevar a cabo las tareas exigidas los beneficios que aportan etc.

La existencia de desigualdad institucionalizado sirve para estimular suficientemente a los hombres para que se preparen a las tareas difíciles y responsables y las lleven a cabo adecuadamente de manera que satisfagan las necesidades de la vida social. Hay indudablemente una tendencia a aumentar el prestigio y otros benéficos de las tareas difíciles e importantes debido a la necesidad que hay de atraer la fuerza de trabajo requerida aunque también es claro que existen papeles que están exageradamente recompensados en relación a cualquier valoración que se haga de su utilidad social.

Una vez que se ha desarrollado un orden estratificado las funciones de las diferencias en los beneficios son sin embargo modificaciones gracias a las influencias de la familia que es la unidad esencial dentro de la estratificación social. Cada persona adquiere su status original gracias a su familia y frecuentemente como un resultado de la ocupación que tiene el jefe de familia.

Como una parte de su papel se espera que los padres cuiden y mantengan a sus hijos en muchos casos esto incluye la necesidad de que los coloquen lo más alto que puedan dentro del orden social. Gracias a su prestigio riqueza o poder quienes disfrutan ya de una elevada posición social pueden asegurar a sus hijos un rango mayor del que estos podrían obtener con sus propios medios.

De esta manera el status de los individuos puede ser atribuidos es decir de acuerdo con determinaciones relativamente fijas sobre las que ellos no tienen control como son los antepasados la riqueza heredada o la raza o puede ser adquirido es decir según las cualidades o atributos que pueden obtenerse gracias a alguna acción directa o también por la suerte.

Sin embargo, aún el status atribuido ejerce fuerte presión sobre el individuo para que adquiera las manera y las habilidades adecuadas de modo que pueda permanecer en el nivel social en el cual nació. El aristócrata que heredo su rango y es educado para ajustarse a las exigencias de su posición puede descender de su elevado nivel, sí fracasa en la conducta que le exige cumplir los requerimientos de su status o si descuida las obligaciones que le corresponden.

Las sociedades varían en lo que respecta a la importancia relativa que asignan a la determinación atribuida o adquirida del status.

Por ejemplo:

El sistema de castas tradicional de los hindúes era una jerarquía que se fundaba casi exclusivamente en la atribución mientras que la gran mayoría de las sociedades industriales subrayan en cambio la adquisición. Los numerosos criterios que pueden proporcionar las bases para la apreciación del status como son la riqueza la ocupación, los antepasados, la educación, la religión, no son escogidos al azar ya que con frecuencia están estrechamente ligados unos con los otros.

La Educación por ejemplo ayuda a determinar el nivel ocupacional al mismo tiempo que sirve directamente como base de los rangos sociales. Cualquiera que sea los requisitos oficiales del status este debe ser generalmente ratificado por la conducta.

La Riqueza y el Poder por ejemplo son usualmente requisitos para obtener un status alto pero en sí mismos no son elementos que lleven al prestigio o permitan la aceptación en círculos sociales exclusivos. Por otra parte la simple posesión de los requisitos sociales exigidos sin el apoyo de la riqueza y el poder no es suficiente para mantener una posición social elevada a menos que los hombres puedan explotar sus status para tener acceso al dinero y la influencia gran parte de la conducta de una persona sin importar cuales sean sus motivos tiene implicaciones en el status.

Sus actos pueden simplemente identificar su posición o pueden ayudarlo a cambiar o reforzar su nivel. Esto no significa necesariamente que los hombres estén siempre motivados por un deseo de obtener la aprobación de los demás referente a su nivel social.

La conducta que afecta al status frecuentemente es el producto de complejas motivaciones que pueden no incluir ninguna preocupación por el status. El grado y las formas en que se manifiestan la preocupación por mantener el status cambia de un grupo a otro y por lo tanto deben examinarse en cada clase o sociedad.

Muchos estudios coinciden en afirmar que la clase media y los nuevos ricos tienen una particular conciencia de su status y están mas preocupados por su posición que otros grupos. Los hombres están generalmente atentos a los juicios de los demás y se interesan por su nivel social pero la naturaleza y la extensión de estas preocupaciones así como sus consecuencias sociológicas pueden cambiar en las distintas clases de sociedades.

El prestigio o status implica por lo menos dos personas la que los reclama y la que lo respeta, a menos que ambas acepten las bases adecuadas para el prestigio puede no haber una estructura consistente del status. Cuando no hay acuerdo sobre los valores recientes al status algunos grupos particulares pueden hallarse en una posición, ya que sus demandas para que se les reconozca en una determinado status puedan ser aceptados o rechazados por toros.

Por ejemplo:

En un estudio que se hizo en una ciudad del centro de los E.U. se vio que los pequeños comerciantes eran considerados como pertenecientes a un rango relativamente bajo por los hombres de negocios y los profesionistas y en un rango relativamente alto por los trabajadores manuales.

Los individuos o las familias que están elevándose o descendiendo en la estructura de clases ocupan con frecuencia status inciertos ya que pueden poseer atributos adecuados para aliviar esos niveles de prestigio.

Una distribución cambiante de la riqueza y el poder pude desembocar también en una competencia por el status en la que los nuevos ricos o de recién poder desafían los mejores títulos en que las clases altas establecidas han mantenido su status destacando a la riqueza por ejemplo en vez de los antepasados o desarrollando un modo de vida cosmopolita en vez de ajustarse a lo tradicional.

Pero una clase que se eleva en vez de rechazar los valores de una elite social establecida con frecuencia tiende solo a respetarlos y a copiar su estilo de vida para ser admitido en sus círculos sociales.

Las personas que tienen un mismo rango tienden a asociarse mutuamente sobretodo en las actividades llamadas sociales en vez de hacerlo con personas de un status más alto o más bajo. Como ellas comparten los mismos valores correspondientes a un status se aprueba mutuamente y menosprecian a aquellos que no viven de acuerdo con sus patrones de conducta.

En la medida en que ellos mismos se separan de los otros limitan su participación en ciertas actividades sociales a las de prestigio similar y establecen y mantienen relaciones sociales unos con otros puede decirse que constituyen un grupo de status.