Minerva decidió ayudar a Ulises.  Aprovechando de la ausencia de Neptuno, pidió a los dioses que se apiadaran  de Ulises.

 

Entrevista al héroe Aquiles

 

_ ¿ Por qué, Aquiles, eres invulnerable al hierro?

_ Porque mi madre al nacer me sumergió en el fuego celeste haciéndome invulnerable al hierro.

_ ¿ Tiene usted algún punto vulnerable al hierro en su cuerpo?

_ Si efectivamente, el talón por donde me tenia agarrado mi madre cuando me sumergió.

_ Aquiles, ¿ Por qué siendo el héroe más grande de los griegos te negaste a seguir luchando contra los troyanos?

_ Me negué, debido  a que recibí una injuria del rey Agamenón cuando me arrebato a mi bella esclava  Briseida.

_ ¿ Por qué permitiste que Patroclo usara tus armas y tomara el mando de tus hombres, los terribles mimidones?

_ Permití que hiciera todo eso, porque aparte de que Patroclo era mi mejor amigo sus palabras me conmovieron, y él quiso luchar por mí.

_ ¿Por qué le permitiste a Priano, padre de Héctor, que se llevara el cadáver de su hijo?

_ Porque me dio lastima ver al ansioso padre suplicando la entrega del cadáver de Héctor.

 

Síntesis de la Odisea (Ulises y Calipso)

 

Ulises naufrago, logro asirse a un trozo de mástil, durante nueve días navego y fue a dar a la isla de Calipso. El naufrago llego a la gran gruta que habitaba la diosa. Calipso tejía y cantaba mientras trabajaba. Calipso deseaba que el rey de Itaca se quedara con ella en la isla pero la nostalgia  consumía a Ulises.

 

Así transcurrieron ocho años. Minerva decidió ayudar a Ulises, aprovechando la ausencia de Neptuno, pidió a los dioses que se apiadaran de él. Mercurio colgó las doradas e infatigables sandalias y llego a la isla de Calipso. Ulises permanecía en la orilla del mar, Mercurio dio a conocer la orden de los dioses:

 

Ulises deseaba volver a su patria. Yo fui la que lo salvo dijo Calipso, y ahora pretenden quitármelo. Si no lo mandamos a su patria irritaras a los dioses y te castigaran terriblemente_ dijo Mercurio.

 

Calipso fue en busca de Ulises, voy a ayudarte a que regreses a Itaca, construye una balsa _ le dijo. Me ordenas a que me aventure a un incierto mar sobre una balsa replico Ulises. Calipso dijo: te juro que deseo para ti lo que para mi misma quisiera en semejante  caso. Ulises pudo votar la embarcación y sintió la alegría del regreso. Dieciocho días navego sin contratiempo cuando al fin avizoraba la costa, Neptuno, encolerizado hizo caer a Ulises de la balsa. Una ninfa se apiado de él, toma mi velo – le dijo –  Con el no podrás ahogarte. El dios del mar le dijo: ve errante por el mar a ver si encuentras ayuda. Ulises nado valientemente  Minerva lo condujo a la tierra propicia la de los reacios.

 

 

 

 

Ejercicio de puntuación:

 

Platero es peludo, pequeño, suave; tan blando, por fuera, que se diría que todo es algodón, que no lleva huesos.

Solo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negro.