Según nuestros últimos descubrimientos del funcionamiento del planeta Tierra para originar el fenómeno del ciclo climático anual, se demuestra que las teorías actuales sobre la Gravitación de la ciencia física oficialista dirigidas para todo el mundo por la trilateral organizada por los vencedores anglosajones y Francia de la II Guerra Mundial, esa de las dos bombas atómicas sobre Japón, con ciento de miles de muertos inocentes, son erróneas.

Ahora sabemos que existen dos ejes de giro de nuestro planeta y no uno solo, como lo demuestra la misma existencia del campo electromagnético del planeta. Es una cosa tan sencilla de comprobar por cualquiera, que resulta obvio, pero que no aparece en ninguna enciclopedia, ni texto universitario, ni científico.

newton

¿Por qué? A saber.

Seguramente, porque no interesa y tiene el riesgo de ser mal entendido, con lo que eso conlleva en el mundo científico de quedar aislado y proscrito.

Dejan mucho más, supuestamente, el descubrimiento de las posibles armas de destrucción masiva del núcleo atómico, que después de 60 años de aceleradores de partículas, se dan cuenta que no existen, como por otra parte, era lógico de esperar.

Pero claro, si queremos saber cómo evolucionará el clima de la Tierra, necesariamente debemos de saber cómo funciona ésta con toda exactitud.

Y no solo la Tierra, pues si ni tan siquiera conocemos ésta ¿cómo queremos saber cómo funciona la materia y la energía y cuáles serán las fuentes de energía casi inagotables del futuro de la humanidad, con un conocimiento tan pobre?

Y eso no lo conseguiremos haciendo chocar haces de protones continuamente, como hacen en los LHCs, sino solo con una Física Teórica Unificada como la nuestra.

Ya hemos dicho y escrito en estos blogs, que la Tierra tiene dos ciclos: uno climático de un año de duración, y otro orbital de al menos 2,25 años, del que nadie dice nada y la ciencia física oficialista mantiene silencio o dice que no es verdad.

No obstante, hoy voy hablar de un fenómeno que escapa como siempre a esa ciencia física oficialista y que demuestra que nuestras teorías sobre la Gravitación de nuestra Física Teórica Unificada (1), son correctas como se explica en mi libro (2).

Sin entrar en detalles porque ya se verán en el nuevo libro correspondiente, resulta que existen dos planetas en uno. Me explico:

Existe el núcleo líquido, compuesto de muchas capas de distintas temperaturas y cuya media pueden ser los 2.000 ºC y abarca en general, unos 5.000 km de radio de los 6371 km que tiene la Tierra.

Y existe una corteza sólida, de menos de 1.371 km de espesor que es como un caparazón sólido de tortuga que se mueve distintamente al núcleo bajo condiciones de inercias cinéticas.

Pues bien, debido a un enorme choque mecánico de un satélite cargado de hielo y agua como la misma Luna, que se tubo que realizar cuando la corteza del planeta era plástica allá por los 200 ºC de temperatura en la superficie, hace casi 2 millones de años, esa corteza se endureció súbitamente por el intercambio termodinámico de energías térmicas, exactamente igual que, les sucede a los aceros de Toledo cuando estando calientes se les enfría en agua de repente.

Por culpa de este choque, la Tierra se volteó, se originó lo que ya se conoce como Pangea y comenzó un giro cinético en forma de trombo, debido a la inercia del núcleo originada por una fuerza de reacción del propio choque.

A partir de ahí, la Luna comenzó a girar alrededor de la Tierra en un plano inclinado de 5º sobre la eclíptica del Sol en sentido antihorario

Según las enciclopedias actuales y la ciencia física oficialista, la inclinación de la Tierra es fija y de 23,5 º seguramente por la acción del choque, y da vueltas de forma pantográfica (sin cambiar esa inclinación), alrededor del Sol, pero esto como veremos ahora es materialmente imposible

Y es imposible porque como todos podemos ver estos días de solsticio de verano, el Sol al atardecer sube hacia el Norte, diciéndonos que el eje de giro no corresponde con el eje de inclinación de la Tierra, que lo obligaría a bajar hacia el Sur.

Esto quiere decir que el eje de la corteza sólida de la Tierra está haciendo un segundo giro antihorario debido a la acción gravitacional del Sistema Tierra-Luna y que es el que está originando los ciclos climáticos, pero no toda la Tierra, ni su núcleo.

En resumen, la Tierra gira en sentido antihorario con su núcleo cada 24 horas aproximadamente y su eje gira como el de una peonza en precesión +/-7º en sentido horario, desde el centro geográfico.

Y el eje de la corteza sólida terrestre, gira como otra peonza distinta desde +7º a -40º en sentido antihorario, desde un centro hipotético situado a -23,5º.

De esto relativos desplazamientos surge el campo electromagnético que algunos llaman magnético a secas, y su continuos cambios de posición.

Pero claro, este funcionamiento de la Tierra, que hasta los niños de colegio pueden comprobar y observar, y que a la ciencia física oficialista se le pasa curiosa y enigmáticamente, conlleva una pregunta muy importante.

¿Por qué la acción gravitacional del Sistema Tierra-Luna actúa solo en la corteza sólida y no en toda la Tierra, si es, según las teorías newtonianas oficialistas, que en la gravedad de un cuerpo o planeta debe de influir toda su masa, y por tanto, debería de ser su eje de giro el que se desplazara poco apoco por esa acción y fuerzas gravitacionales, y no su corteza?

Todos pueden ver en mi libro antes referenciado, escrito hace algunos años a raíz de publicar nuestra nueva Física Teórica Unificada en colaboración con el COITIM, como se explicaba ya que el centro de aplicación de las ecuaciones y campo gravitacional no era el centro de los cuerpos grandes como los planetas sino existían un número casi infinito de ellos repartidos en una esfera hipotética a menos de un millar de kilómetros de profundidad, con lo que se explicaba también (entre otras cosas), la bajísima gravedad en ese punto donde se encuentra la EEI que ya hemos dicho es de microgravedad del orden de 0.224 ms-2 y no de 8,7 ms-2, como dice la ciencia física oficialista y todas las enciclopedias y textos del siglo XX.

Por tanto este hecho confirma también de nuevo, nuestras teorías y explica el funcionamiento del ciclo climático de la Tierra, que por desgracia y como siempre no es como nos dicen las enciclopedias y ciencia física oficialista del siglo XX.

Y confirma que, la LGU del casi clérigo anglicano de comunión diaria judeocristiano protestante anglosajón Newton, es un error que solo funciona en la superficie terrestre con cuerpos pequeños por aproximación, ya que, entre otras cosas, no influye toda la masa de los cuerpos grandes, como se demuestra también en el Sol, que en periodos de 11/12 años, además de incrementar la energía térmica, también incrementa la energía gravitacional, por la que los planetas están cayendo poquito a poquito hacia él.

Y si esto es así, como se va confirmando poco a poco, las teorías de la relatividad del proselitista judío de la tora Einstein, que dicen que la masa de los cuerpos deforman el espacio-tiempo, es un error por imposible.

NOTAS

(1) Basada en la teoría Unificada Física de Cuerdas CFD

(2) El libro es “La energía. Fuentes de Energía inagotables” publicado en colaboración con el COITIM, y en él se explica esta nueva Física, testada con pleno éxito durante más de 15 años. Y aparece por primera vez, una sola ecuación matemática para definir cualquier tipo de energía.

FCO MORENO MECO – Ingeniero y Experto en física de la materia. –

Creador de la nueva Física Teórica Unificada basada en la teoría Unificada Física de Cuerdas CFD, testada con éxito durante casi 15 años ya. –

Diseñador de las nuevas fuentes de energía RME casi inagotables de la materia para el futuro de la humanidad.