El poder o sea la capacidad de controlar las acciones de los otros y el fenómeno frecuentemente relacionado con el que es la autoridad o poder legitimado es decir un derecho reconocido de mando son características de la gran mayoría sino es que de todas las estructuras sociales.

Muchos papeles implican o llevan consigo niveles de autoridad o una libertad de acción que afecta la conducta de otros por ejemplo:

dos gerentes o directores de la industria pueden imponer sus ideas a los subordinados aceptándose generalmente  su derecho a darlas aun cuando esta facultad puede estar limitada por restricciones legales o por acuerdos sindicales.

Los gerentes de las grandes corporaciones mediante sus decisiones en lo que respecta a financiamiento, precios, planes de producción, política y localización de las plantas pueden determinar el prestigio de miles de personas y en realidad en muchos aspectos el de toda la sociedad.

Los que desempeñan cargos públicos son los ejemplos más evidentes de personas que poseen al mismo tiempo poder y autoridad pues al aprobar o hacer obligatoria las leyes y resolver los conflictos que se producen entre personas o entre los individuos y el estado deciden en realidad lo que los demás pueden o no hacer.

Es pues el poder algo que esta presente en todos los sectores de la vida social, familiar, religión, escuela, actividad económica y por supuesto gobierno y política. El poder no solo se ejerce cuando el congreso aprueba una ley o el presidente la veta, sino también cuando los padres disciplinan a sus hijos un profesor asigna trabajos los ejecutivos de empresas establecen precios y un productor de televisión selecciona un programa.

El poder se revela cuando un primer ministro anuncia la política de su país, cuando un ejército latinoamericano derroca a un presidente o cuando una enojada multitud protesta contra el imperialismo occidental en alguna ciudad del medio oriente. El poder abarca la habilidad para mandar es decir exigir obediencia a las ordenes que damos y para tomar decisiones que afectan directa o indirectamente a la vida o a las actas de los demás.

La posición de la propiedad especialmente de la propiedad productiva lleva consigo un poder sobre otras personas en virtud de derechos reconocidos para controlar el uso de las cosas. La política cuando es considerada como una lucha por el poder se centra en torno al problema de saber quien determinara la política oficial y actual agradecer dicha política.

Es importante hacer notar que debido a que el estado posee el monopolio legal de la fuerza en todas las sociedades modernas las otras formas de poder y autoridad están sujetas al control político.

El derecho de los hombres que dirigen los negocios de los líderes sindicales y de otras personas para tomar decisiones que afecten al conjunto de la sociedad o a un gran número de personas que se encuentran dentro de ella puede estar limitado o dominado por la acción política y la legislación.

Por otra parte  es conveniente destacar que existen estrechas e importantes relaciones entre las instituciones políticas y las actividades del gobierno por un lado y la estructura de clases y la jerarquía de los status por el otro. Exceptuando los estudios con fines de análisis el gobierno y la política no son cuestiones separados e independientes de una sociedad.

Aunque el estado puede controlar otros aspectos de la vida social el mismo esta sujeto a la influencia de grupos sociales que operan a través de las instituciones aceptadas o en ocasiones mediante la acción revolucionaria directa.

Aunque el estudio del poder es esencial en el análisis político dicho poder no esta de ningún modo limitado exclusivamente al gobierno existe el poder ilegitimo de las mafias el poder de los dirigentes de negocios del poder y la autoridad combinados de los padres, los sacerdotes y los profesores.

Sin embargo, el que nos interesa es el poder abierto apoyado por el derecho que constituye una característica permanente de la estratificación social.