Continuamos con la Creación de Dios.

Durante siglos la mayoría de los hombres han pensado y aceptado que DIOS ha creado todo al comienzo y después el mundo se ha conservado y guardado más o menos igual. Que puso el Sol, la Tierra, las estrellas, cada uno en su lugar. También pensaban que DIOS había hecho al comienzo “al hombre”, al “caballo”, a las “ovejas”, al “león” y que cada uno había tenido descendientes  semejantes a él.

Pero no fue así, sino que la creación de DIOS se hizo de poco a poco y posteriormente se fueron formando especies  nuevas.

origen

Podemos tomar comparaciones del niño que crece. Es creatura de DIOS al nacer. Pero crece, se instruye, se hace hombre. Siendo hombre, será muy diferente de lo que fue cuando niño, sin dejar de ser la creatura de DIOS, porque es Él, el que lo hizo crecer.

Pasa igual con la gran familia de los vivientes, DIOS no creó al comienzo, los seres que ahora conocemos. Hace mil millones de años, el mundo de los seres vivientes era un mundo “niño” con plantas y animales primitivos que hoy ya no existen. No existían animales con cuatro patas, ni aves,  y por supuesto, no había hombres. De ellos nacieron por una serie de transformaciones y crecimientos, otros seres vivientes, los que hoy conocemos y que componen un mundo, el de los seres vivos mejor organizado, más desarrollado que los del comienzo.

Así pues no hubo “una” creación, sino que la creación empezada continuaría su camino, con las fuerzas que DIOS había puesto  en ella.

La subida de los seres vivientes

Hace mil o dos mil millones de años, cuando la Tierra estaba todavía caliente, envuelta en espesas nubes de donde  caían sin cesar aguaceros hirvientes, los  primeros seres vivientes aparecieron en los mares. Eran seres minúsculos, como microbios, los que apenas aparecieron, se multiplicaron y se transformaron.

DIOS no había creado una colección de seres vivientes destinados a reproducirse siempre idénticos. DIOS  estaba creando la VIDA, y la VIDA se desarrollaba…