La energía solar es la fuente más renovable y por lo tanto más abundante. La forma de producción también es sencilla, aunque a lo largo de la historia y de los intentos por potenciar el desarrollo de la energía solar, se ha visto una fuerte oposición y una serie de factores en contra que han disminuido potenciales avances que permitirían que esta tecnología pudiese reemplazar completamente las energías fósiles. El protagonismo de la energía solar en nuestra historia siempre ha sido destacado y también ha habido mucho intento de opocarlos ya que la producción y utilización de la misma supone una competencia enorme contra los intereses más egoístas de riqueza y monopolio.

energia solar

Estos intereses egoístas aunque han mermado en ocasiones los avances relacionados a la explotación de la energía solar, no han sido suficientes para detener del todo los consecuentes intentos. Esto se debe a que el hombre sabe que su futuro depende de poder encontrar formas renovables de energía que no pongan en riesgo el equilibrio del medio ambiente y por lo tanto la sostenibilidad del planeta. Es conveniente mantener la chispa del interés en este campo encendida, y en la actualidad algunos medios y empresas están reconociendo esta necesidad y se están sumando a una campaña que trae una vez más al centro de atención el tema de la energía solar. La forma más interesante para aprovechar esa energía es utilizándola como electricidad

En toda la historia las grandes civilizaciones que lograron avances tanto culturales como tecnológicos han girado en torno al sol. La adoración a este astro, el interés y la curiosidad por descubrir los misterios a su alrededor, llevó siempre a las civilizaciones a acercarse a formas de reutilización de su energía que finalmente se desbocó en el intento del siglo XXI cuando el científico francés Horace de Saussare creó el primer colector solar, vislumbrando así las posibilidades energéticas del sol. Desde entonces surgieron cada vez más experimentaciones, y se produjeron grandes adelantos. En 1913 se construyó en Egipto la primera central de energía solar, pero fue destruida durante la guerra y cuando el conflicto cesó, el carbón y el petróleo habían acaparado la atención mundial, de manera que los planes no siguieron avanzando.

Desde entonces la evolución ha sido más lenta, pero no ha parado. Han sido diversos los intentos por crear conciencia sobre el peligro y el riesgo que supone girar en torno a la energía fósil. Sin embargo, siempre ha existido oposición hacia los adelantos que motivan seguir incursionando en la energía solar. En España incluso se aprobó un impuesto al sol. Y tal impuesto tiene como objetivo dificultar, desmotivar y dificultar el desarrollo de la energía solar para el autoconsumo, para producir electricidad. Sin embargo, recientemente se ha emitido un decreto contra ese impuesto, que posibilita que cada persona que pueda desarrollar energía solar en su hogar pueda hacerlo sin ningún tipo de trabas. También hay actualmente una motivación por parte de Fronius, que es una compañía de energía solar fotovoltaica, con la que invitan a todo aquel que lo desee a proponer sistemas de energía solar con duración de veinticuatro horas.

Iniciativas como la que ha tomado el gobierno de España para destrabar el desarrollo de energía solar por parte de los particulares, y como el de Fronius permiten pensar que tal vez todo no está perdido. Que podemos llegar a un futuro en el que dejemos a un lado las energías fósiles y nos sumemos al desarrollo completo de formas de energía solar y así logremos un verdadero avance tecnológico para el bienestar común.

¿Te imaginas un futuro en el que no paguemos nada en la factura eléctrica porque con nuestras placas podemos abastecer nuestra casa?