Para expresar nuestras ideas y sentimientos podemos hacerlo ya sea en prosa o en verso.

Entendemos por prosa cuando hablamos todo de corrido siguiendo únicamente los signos de puntuación que nos da la gramática para separar las ideas.

Existen dos clases de prosa: la familiar y la poética. L a primera es la que hablamos a diario utilizando palabras de uso común y casi sin adornos. La segunda o sea la prosa poética es la que utilizan los escritores y en ellas se utilizan palabras no empleadas a diario y también se ponen adornos con mayor proporción. Entre los principales adornos del leguaje tenemos:

  1. Adjetivos – epítetos
  2. Palabras no muy usuales
  3. Comparaciones elegantes
  4. Metáforas
  5. Alegorías
  6. Figuras de sintaxis:
    • hipérbaton, elipsis, silepsis, enalage o translación
  7. Paradoja
  8. Antítesis

  1. Adjetivos: Es el modificador del sustantivo se emplea ya sea para calificarlo o determinarlo. El adjetivo se coloca generalmente después del sustantivo por ejemplo: Préstame un lápiz rojo.

Hay adjetivos que reciben el nombre de epítetos y son aquellos que determinan una cualidad que ya va implícita en el propio sustantivo, estos adjetivos pueden colocarse antes del sustantivo para dar mayor elegancia  a la expresión por ejemplo: La dulce miel de las flores atrae a las abejas; la lenta tortuga sé dirigía hacia el mar.

2.    Palabras no muy usuales: Entre las palabras que no usamos generalmente a diario podemos citar: sutil en vez de suave o delicado, famélico en vez de flaco o desnutrido, filántropo en vez de caritativo o bueno, corcel en vez de caballo.

  1. Comparaciones elegantes: son aquellas en las que seguimos las reglas gramaticales de la comparación es decir, anteponiendo al adjetivo la palabra tal y posponiendo la palabra como; pero para que resulte elegante debe ser producto de una observación minuciosa de algún objeto con otro, por ejemplo: Tus manos tan suaves como la seda, tus cabellos tan blancos como la nieve, tus labios tan rojos como una granada.

  1. Metáfora: La metáfora también se conoce como la expresión del sentido figurado y en ella también establecemos una comparación pero sin las palabras tal y como, es decir, mentalmente hacemos la relación con algún aspecto de la cosa comparada por ejemplo: Tus cabellos de oro se mecen con el viento, tus ojos son luceros que iluminan mi existencia, tus ojos de esmeralda me fascinan.

  1. Alegoría: La alegoría es un lenguaje simbólico, muy adornado, formado por varias metáforas enlazadas, por ejemplo:

El rubicundo Apolo lanza sus dardos de oro sobre la tierra.

  1. Figura de sintaxis: Son licencias o permisos que nos da la gramática para desobedecer sus reglas y dar con ello mayor elasticidad y riqueza a la expresión la única condición es no abusar en su empleo.

Hipérbaton: Esta figura consiste en alterar el orden lógico o gramatical de las palabras en la oración, por ejemplo: María compró flores para su mamá en el mercado.

María = sujeto

Compro =  verbo

Flores = objeto directo

Para su mamá = objeto indirecto

En el mercado = C.C.

En el mercado compro María flores para su mamá (hipérbaton).

Silepsis: Esta figura consiste en alterar aparentemente la concordancia entre las palabras que deben tenerla. La empleamos mucho en expresiones que llevan tratamiento especial dado a personas importantes por ejemplo: Su santidad es bondadoso. Su alteza bondadoso.

Enalage o translación: Esta figura consiste en cambiar un singular por un plural o viceversa de un tiempo de verbo por otro.

En el primer caso se emplea el plural en vez del singular en los llamados plurales de modestia en escritores, catedráticos, decretos, etc. Por ejemplo: Como decíamos ayer…

Empleamos un tiempo de verbo por otro en narraciones históricas, a las que queremos darles actualidad por ejemplo, Cuauthemoc  dice ¿estoy acaso de un lecho de rosas?.

Paradoja: La paradoja es una expresión inesperadamente contradictoria que representa cierta ironía, por ejemplo: El avaro pobre en su riqueza.

Antítesis: Esta figura consiste en emplear generalmente palabras antónimas para expresar un pensamiento que deriva de ellas  por ejemplo: Santa Teresa de Jesús dijo; es necesario morir  para vivir.