Ya estamos en Enero y eso conlleva volver a la rutina. Volver a levantarnos a las seis de la mañana y hacernos un café para saber llevar esos momentos de ensoñación. Volver a clase, prestar atención, tomar apuntes, pasarlos a limpio, estudiar… Ir a trabajar, cumplir con nuestras tareas, ser eficaces y eficientes.

Son mis últimos días de vacaciones y hoy por la mañana no podía dejar de pensar en cómo iba a organizarme este año. La verdad es que la organización será la clave para llegar a todo y hacerlo bien. Este año es la primera vez que compagino estudios y trabajo pero en vez de tener un trabajo y unos estudios, tengo dos de ambos. Un trabajo de oficina que requiere mi presencia cada mañana y otro trabajo más creativo y flexible el cual puedo hacer desde casa. Y cada tarde tengo que ir a clase para acabar los estudios de comercio exterior, además de haberme matriculado en la carrera de comunicación (Obviamente a distancia, porque no puedo estar en dos sitios a la vez. Ojalá). Y es por eso que soy la primera que necesita una buena organización para no llegar al fracaso.

Yo siempre he sido de esas personas que nunca va con una agenda en el bolso, que no se apunta los trabajos de clase para presentar en la fecha de entrega, no utilizo post-it, pierdo los apuntes dentro de la misma carpeta y me despierto dos horas antes de ir a clase sin que sea necesario.

Definitivamente, debería cambiar algunos aspectos porque, aun teniendo memoria para saber cuándo entregar trabajos a tiempo o fechas de exámenes, es mejor que todo quede reflejado por escrito y podamos consultarlo fácilmente. También sé que debería utilizar libretas, ya que así las hojas no las podré perder, y podría dormir una hora más porque siempre me sobra tiempo al levantarme.

Consejos y propósitos personales:

1/ No hagas como yo y apunta todo lo que debes hacer. Fechas de exámenes, entregas de trabajos, reuniones, actividades personales, acontecimientos, hora del deporte, repostar gasolina… Todo lo que puedas, ya que te será de gran ayuda para tener una visión global de todos los días de la semana.

2/ Ponte una fecha límite para todos tus proyectos. Pero sé exigente, sino no tiene gracia. No intentes llevarlos todos a la vez. Cuando hayas finalizado el primero, ve a por el segundo, y así con todos.

3/ Márcate objetivos. Debes saber dónde estás, dónde quieres llegar y de qué manera lo vas a hacer. Eso sí, sé realista, así evitaras fracasos y lamentos. Te recomiendo tener frases motivadoras a la vista. Ayuda mucho a seguir en pie con tus labores para lograr tus objetivos.

4/ Sé responsable y céntrate en las tareas del momento. No estés trabajando y pensando en la lista de la compra. Sé eficaz y eficiente.

5/ Fíjate en qué dedicas tu tiempo. Seguro que verás que haces cosas, tal vez rutinarias, que no deberías hacer. En vez de hablar por teléfono cada día con tu mejor amiga, habla diez minutos, así tendréis tema para cuando os veáis y además ambas optimizares vuestro tiempo.

6/ Encuentra tiempo para ti. Mímate, escucha música, prepárate una bañera de burbujas, mira una película, queda con tus amigas, lee, escribe, ve a comer con tu abuela. Todos necesitamos nuestro tiempo libre para desconectar y volver a recargar las pilas.

7/ Intenta no tomar decisiones el mismo día. Piénsalo el día anterior y déjalo todo cerrado, así tendrás menos presiones contigo misma.

8/ Duerme bien. No vayas muy tarde a la cama, ya que pierdes horas de descanso y todos deberíamos dormir un mínimo de ocho horas. Puedes tomarte una infusión para descansar o un vaso de leche calentito para irte a dormir. Yo lo hago y duermo como un bebé.

Espero que os sean útiles estos consejos y los llevéis a cabo.